La continuidad en el sexo para algunos no es lo mejor

Este es un tema que tiene mucho que ver con el enfoque personal. Sin embargo, sucede que hay quienes de manera voluntaria optan por dejar el sexo (www.comoexpertos.com/como-practicar-sexo-tantrico/) para momentos especiales. Es decir que se busca postergar la relación sexual para el fin de semana, días en los que la mente está más relajada y se tiene tiempo. Y aunque bueno no todas las parejas optan por esta vía, es algo respetable dado que muchos prefieren sembrar esa expectativa antes de que la relación de pareja se convierta en algo redundante y repetitivo, y por tanto monótono. Para romper con ello será mejor no solo fijar el día sino también cambiar algunas posturas cuando es el momento de hacer el amor. Así el sexo pasa de ser un mero trámite y se convierte en algo bastante más placentero, algo por lo que ha merecido la pena esperar durante algunos días.

Menos frecuencia más placer

En materia de sexualidad actualmente hay parejas que dado que no viven juntos no duermen juntos. Eso ocasiona que la actividad sexual sea menos frecuente. Por otra parte lo cierto es que no debemos apoyarnos en la predisposición para tener sexo. Y es que en ese caso uno podría pasarse la vida esperando. Si la pareja ha decidido hacerlo los fines de semana que no tenga que depender del humor para hacerlo. Y es que el deseo puede despertar en cualquier momento sin que por eso la persona tenga que estar mentalmente dispuesta. Solo es necesario tener un poco de estimulación para que la libido en la pareja aumente. Si un hombre acude a la masturbación estará más cansado y por tanto menos dispuesto. Se debe acudir a este método siempre que la mujer lo sepa, porque de lo contrario su pareja estará priorizando masturbarse a pasar un buen momento.

Añadir un detalle que está relacionado a la práctica de ejercicios que tiene como finalidad mantener un estado físico en óptimas condiciones, ocurre algo semejante con los músculos pélvicos los cuales deberán ser estimulados con frecuencia para no sufrir atrofias.

Ahora bien, más allá del número de veces que nos vamos a la cama con nuestra pareja lo mejor siempre será que cada encuentro sea estimulante, que no deje de haber placer y que ambos se pongan de acuerdo en la frecuencia que lo vienen teniendo.

Siempre será mejor disfrutar al máximo de una vida sexual, sin que por ello se deba forzar nada o querer a toda costa tener sexo cada vez que vez a tu pareja. Y es que llevar un conteo de cuantas veces lo puedes hacer con alguien es en realidad un dato de carácter secundario. Lo más importante cuando tienes a tu lado a alguien que te hace feliz es que ambos disfruten de estar al lado del otro. Aunque también es cierto que cada vez se torna más frecuente saber de parejas que han elegido de forma opcional no tener sexo. Es respetable, aun cuando siguen siendo una minoría.