las chicas y la cocina

Las 6 cosas que has abierto mal toda tu vida

¿Te pones nervioso cuando te vas a echar la leche en un vaso y se desparrama por el banco de la cocina? Si eres de esos que come papas y al abrir la bolsa se desespera metiendo la mano dentro y se pringa todo, este es tu artículo. Aquí te vamos a enseñar a abrir bien muchos envases que abrías mal y no lo sabías.

Estas son las 6 cosas que abrías mal y no sabías.

  • Los tubitos de azúcar o azucarillos de los bares: Esos tubitos que van llenos de azúcar para el café y que todo el mundo abre por la parte superior desparramando la mitad del azúcar. Pues bien, estos, están preparados para abrirlos por la mitad, prueba a hacerlo y verás. ¡Ponte el azúcar en la taza, no en la mesita!
  • Las patatas Pringles. Abres el tubo y te vuelves loco metiendo la mano hasta el fondo para intentar coger las papas que hay al final, ¿Verdad? Ahora hay un truco. Coge una hoja de papel y ponla de vertical en una mesa. Dóblala bien por la mitad y, a su vez, por la mitad de la mitad. Posteriormente métela en el tubo de papas que acabas de abrir, por un lado, de tal forma que cuando lo saques, estas sabrosas papas verterán sobre la hoja y podrás coger las que desees y volver a meterlas arrastrando la hoja al interior del tubo.
  • Patatas normales: ¿Cuántas veces has ido a un bar y has pedido una bolsa de papas para ti y tus amigos y os han sacado el paquete entero sin plato? Os matáis metiendo la mano dentro de la bolsa y os pringáis. Ahora puedes dejarlo en la mesa de forma horizontal, acostado, y abrirlo por en medio haciendo un círculo, de tal forma que quedará como si se tratara de un plato y cogeréis las papas normal.
  • Patata hervida: cuando la hierves para hacer puré de patata o bien para hacer ensaladilla rusa, quieres pelar la patata. Pero se te rompe. Antes de meterla a hervir con la piel, hazle una incisión en la cáscara por la mitad de la patata en 360 grados. Hiérvela y, al salir, la piel saldrá fácil, con la mano, y de una.
  • Tic tac: estos caramelos tienen un recoveco en su apertura de tal manera que si lo abres, te caen todos los caramelos, pero si antes lo volteas, se queda un caramelo en ese recoveco y al abrir la tapa, sale ese único caramelito.
  • Brik de leche. Si lo ponemos al revés, en dirección contraria de la boca del brik, la leche no cae por todos sitios, !cae en el vaso!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *